¿Cómo adaptamos los entrenamientos al horario de invierno?


Ha llegado noviembre y con él el cambio de hora. Llega el frío y disponemos de menos horas de luz pero, ¿cómo nos afecta realmente todo esto y qué podemos hacer para no disminuir nuestro rendimiento deportivo?


Tal vez hayas notado que estos días te sientes como más cansado/a de lo normal, incluso más estresado/a o irascible. Puede ser que por las noches te cueste conciliar el sueño o que durante el día se te cierren los ojos. En los entrenamientos te puede costar mantener la concentración y tu motivación ha disminuido. Esto es debido a que nuestro cerebro y nuestro cuerpo pueden tardar unos días en adaptarse a los nuevos horarios.


¿Y una vez nos hemos adaptado? ¿Cuándo entrenamos? Pongamos el caso de que sales a media tarde de trabajar, seguramente ya sea oscuro a esa hora, cosa que casi imposibilita salir a rodar por la carretera o por la montaña. Si por la mañana tienes alguna hora para salir ya empieza a hacer frío, por lo que se complican los horarios de entrenamiento. ¿Entonces, cómo podemos hacer frente a esta situación?

A continuación te describimos algunos consejos que pueden ayudar a que tu rendimiento no se vea alterado con el horario de invierno y con el frío.


En primer lugar, establece objetivos. Siempre se ha dado mucha importancia a marcar metas, ya que de esta manera le das sentido a tus entrenamientos y aumentar la motivación. Si te comprometes a conseguir tus objetivos, valorarás más la asistencia o no a un entrenamiento y lo que te puede aportar realizarlo. Es esencial saber qué queremos conseguir y qué tenemos que hacer para lograrlo.


Otra manera de mantener el rendimiento es planificar bien tu semana de entrenamiento. Es decir, pensar de manera realista cuando podrás entrenar en el exterior y cuando te tocará entrenar en el gimnasio o en casa, buscando alternativas para los días que no se pueda salir en bici. Puede ser el momento para dar importancia también a los entrenamientos de fuerza o realizar otro tipo de entrenamiento.

(article força/gym)


Buscar gente para entrenar te puede ayudar a tener motivación para salir temprano por la mañana si hace frío. Salir bien abrigado ayuda, pero si sabes que irás acompañado y que te has comprometido a salir con tus compañeros, asistirás a los entrenamientos. Asimismo, poder socializar te hará sentir mejor.




Si realizas todos los entrenamientos previstos y eres capaz de mantener tu rendimiento deportivo aunque haga frío y haya menos horas de luz, es importante reforzarse para llegar a los logros. Por ejemplo, si llevas todo el mes entrenando bien y ejecutando todos los entrenamientos, puedes sentirte orgulloso y satisfecho contigo mismo, pero también puedes darte pequeños premios, como ir a cenar a un sitio que te gusta con amigos. La mayor recompensa es ver qué has conseguido los objetivos propuestos gracias a tu adherencia al entrenamiento y a tu esfuerzo.


Además de todos estos consejos, también es importante respetar las horas de sueño y descanso. Evita ingerir estimulantes como el café o el té a partir de media tarde para que no influyan en la conciliación del sueño. Cuida tu alimentación e hidrátate correctamente para seguir con energía.


https://www.lavanguardia.com/motor/vehiculos/bicicletas/20221109/8599913/como-adaptamos-entrenamientos-horario-invierno-cambio-hora.html