top of page

¿LA CERVEZA ES BUENA PARA EL CICLISMO?

Hace unas semanas se presentó la nueva temporada del documental “El día menos pensado”, en el cual el equipo Movistar enseña un resumen de la temporada desde dentro.

En uno de los episodios, Alejandro Valverde, campeón del mundo y uno de los mejores ciclistas de la historia, comentó que él bebía 2 cervezas al día desde siempre y que en muy pocas ocasiones se había privado de ese capricho ya que no sentía que le hiciera daño o bajará su rendimiento.


Estas palabras retumbaron en las cabezas de muchísimos aficionados, pudiendo llegar a creer que en su caso será igual. Primero de todo, Valverde es un superdotado para este deporte y su organismo tiene una capacidad brutal para mover vatios, asimilar las cargas de trabajo y recuperarse entre esfuerzos. A parte de ello, los 35.000kms aproximados que hace al año ayudan en gran parte a “quemar” ese capricho.



La cerveza como todos sabemos contiene alcohol, el alcohol es una sustancia tóxica con varios efectos negativos para la salud y nuestro rendimiento. En primer lugar, la cerveza, todo y ser una bebida refrescante, no nos ayuda nada a hidratarnos después de un esfuerzo debido a su efecto diurético.

Por otro lado, el alcohol afecta de forma negativa a la recuperación muscular tras la práctica deportiva debido a que aumenta la degradación de proteínas. Esto puede aumentar también el riesgo de lesiones.

Por último, el alcohol es una bebida muy calórica. Cada gramo de alcohol nos aporta 7 calorías vacías, las cuales se almacenan directamente en forma de grasa, aparte de generarnos ansiedad y mayor apetito.


Obviamente, podemos beber una cerveza de vez en cuando y eso no nos hará que nuestro rendimiento disminuya, todo en su justa medida puede ser incluido en nuestra dieta. Una cerveza post entrenamiento con nuestros amigos es un plan perfecto para tener un rato agradable y disfrutar del ciclismo!



Comentarios


bottom of page