SIN BICI DURANTE LAS VACACIONES

¿Cómo mantener mi estado de forma?


Con la llegada de las vacaciones y los viajes de verano, a veces toca aparcar la bicicleta durante unos días. Lo principal durante este periodo es disfrutar del descanso, desconectar de la rutina, descubrir nuevos lugares… pero ¿qué pasará cuando vuelva a montar en bici? ¿Seguiré yendo igual de rápido?



Lo primero que debemos considerar son los efectos positivos que nos aportará estar unos días sin montar en bicicleta. El descanso nos ayudará a recuperarnos físicamente de la carga del año. Mentalmente, encontraremos de nuevo las ganas y la motivación para volver a subirnos a nuestra bicicleta. A todos nos ha pasado que los días que no pedaleamos, y vemos un ciclista por la carretera, ponemos el tour en la televisión, o circulamos por carreteras con paisajes espectaculares, extrañamos, y mucho, nuestra pasión





En función del tiempo, del grado de inactividad y otros muchos factores, influirá en mayor o menor medida en nuestro rendimiento. Si nos centramos en el factor tiempo, y nuestra inactividad no supera los 15 días, no tenemos por qué alarmarnos, ya que nos costará poco tiempo volver a nuestro estado de forma previo a las vacaciones. Durante los primeros entrenamientos notaremos un aumento significativo de las pulsaciones, disminución de la potencia máxima y de la fuerza resistencia, es decir, nos costará mucho más ir en nuestras zonas de potencia altas y mantenernos en ellas.

Si el periodo de inactividad es superior a 15 días, empezaremos a padecer pérdida muscular y como resultado, nuestra fuerza y volumen menguará. Además, nuestra capacidad aeróbica o resistencia también se verá afectada significativamente.



Mantener el estado de forma al completo es complicado, sobre todo si el tiempo de inactividad es muy prolongado, pero podemos realizar varias acciones que nos ayudarán a mitigar la pérdida. Cuidar nuestra alimentación es primordial. Estamos de vacaciones y nos merecemos poder hacer excepciones, por eso es muy probable que volvamos con algún kilo de más. Tan crucial es controlar los excesos, como obsesionarse y entrar en un déficit calórico y proteico. También es importante comer fruta, verdura y tener una buena hidratación. De la misma manera, tener un buen descanso y dormir un poco más de lo que estamos acostumbrados nos ayudará positivamente.



Estar sin bicicleta no tiene por qué significar una inactividad total en nuestra práctica deportiva. Hacer excursiones por la montaña, largas caminatas haciendo turismo, jugar en la playa, en la piscina… son algunas de las actividades más comunes que nos pueden ayudar a mantenernos activos.

Todas estas actividades son positivas, pero ¿qué entrenamientos alternativos al ciclismo puedo realizar?

Para trabajar nuestra resistencia, podemos efectuar sesiones en la piscina, correr o caminar a ritmo alegre. Y para trabajar nuestra fuerza, podemos seguir alguna rutina de trabajo de ‘core’ y/o piernas. La que mostramos a continuación sería ideal para mantenernos en el mejor estado de forma posible.



Las vacaciones son para disfrutar y desconectar, y no tienen por qué ser un obstáculo en nuestro estado de forma para después del verano.


https://www.lavanguardia.com/motor/vehiculos/bicicletas/20220709/8394834/bici-vacaciones-como-mantener-mi-forma.html